Quinielas condicionadas





Al igual que con las quinielas reducidas, el objetivo de las quinielas condicionadas es disminuir el número de apuestas que jugamos al realizar apuestas dobles y triples, para así reducir significativamente el importe del boleto. La principal diferencia respecto a las reducidas es que, en esas quinielas jugamos un subconjunto de apuestas decidido de antemano por Loterías y Apuestas del Estado mediante su tabla de 6 reducciones oficiales. Sin embargo en las condicionadas de alguna manera podemos “orientar” esa reducción de apuestas mediante 3 tipos de condiciones, vamos a explicar cómo funciona y cómo hacer una quiniela condicionada.

En primer lugar, el boleto que se utiliza es distinto al clásico y tiene un aspecto como el siguiente:

En primer lugar debemos rellenar la columna de pronósticos, considerando los dobles y triples que queramos. En la columna de combinaciones deberemos indicar cuántos dobles y cuántos triples hemos realizado, independientemente de que vayamos a incluirlos en las condiciones. Finalmente, en el bloque del sistema condicionado deberemos hacer dos cosas:

  • Primero, marcar en la columna de partidos del sistema aquellos partidos que queremos incluir en el sistema de condiciones. Obligatoriamente sólo podremos marcar partidos condicionables aquellos que tengan un doble o un triple, los pronósticos sencillos no pueden entrar en las condicionadas.
  • Segundo, elegir qué condiciones vamos a aplicar a los partidos previamente seleccionados en el punto anterior. En este punto hay que tener en cuenta un par de cosas. Por una parte, lógicamente las condiciones que marquemos deben ser condiciones factibles. Es decir, no podemos por ejemplo tener condicionados 3 partidos y luego marcar como condición “4 doses”. Por otro lado, es importante saber que podemos realizar las siguientes condiciones permitidas:
    • Opción 1a.: Marcar sólo casillas de variantes.
    • Opción 2a.: Marcar sólo casillas de equis.
    • Opción 3a.: Marcar sólo casillas de doses
    • Opción 4a.: Marcar casillas de variantes y de equis
    • Opción 5a.: Marcar casillas de variantes y de doses
    • Opción 6a.: Marcar casillas de equis y de doses
    • Opción 7a.: Marcar casillas de variantes, de equis y de doses.

Por ejemplo, supongamos que rellenamos un boleto de la siguiente manera:

Quiniela condicionada

Quiniela condicionada

 

Podemos ver que hemos realizado una quiniela con 7 dobles y 3 triples, lo cual mediante el método directo serían 3456 apuestas, lo que sumaría un boleto de 2592€. Sin embargo estamos diciendo que de las 10 apuestas múltiples vamos a condicionar los resultados de 8 de ellas, en este caso de los 8 primeros partidos (no tienen por qué ser consecutivos). Estos 8 partidos (6 dobles y 2 triples) forman un conjunto de 576 apuestas, de las cuales sólo jugaremos aquellas que cumplan con las condiciones que hemos marcado. Es decir, sólo jugaremos aquellas apuestas que cumplan que se dan 5,6 o 7 variantes, 3,4 o 5 empates y 1,2 o 3 doses. En este caso dichos condicionantes reducen el número de combinaciones de las 576 que habíamos hablado a 232, con el consecuente ahorro económico en nuestra apuesta.

Por último, si habéis estado atentos os habréis dado cuenta de una cosa. Las casillas 13 y 14 tienen un doble y triple respectivamente que se han quedado fuera de las condiciones. Esto es perfectamente posible, y simplemente quiere decir que esos partidos los jugamos por el método directo, sin estar condicionados a nada. Por tanto, las combinaciones totales de este ejemplo que hemos puesto serían las 232 resultantes de la reducción, multiplicado por dos (doble directo de la casilla 13) y multiplicado por tres (triple directo de la casilla 14). Es decir, 232*2*3 = 1392 apuestas = 1044€, en lugar de los 2592€ que habría costado de haber realizado 7 dobles y 3 triples por el método directo.

Este es sólo un ejemplo y se pueden realizar infinidad de combinaciones según el presupuesto del que dispongamos, pero es un buen método para los últimos partidos de liga donde muchos resultados vienen condicionados por la situación de equipos que no se juegan nada, o dependen de resultados de terceros.

Espero que haya quedado todo claro, y como siempre digo aquí tenéis los comentarios para plantear cualquier duda que os surja.